2

Para las participantes del foro Musulmanas.org

Sigo con mis aventuras, jejeje

Esta vez vamos con el tema de la música.

Abrieron un hilo que se titulaba: pongamos entre todas cosas haram de la mujer

La hermana Aisha91 (la "élite"), contestó:
Es haram la música.
 A lo que yo repliqué que la música es halal pero que depende del típico de música, al igual que se puede bailar delante de otras mujeres (cuando no haya hombres) o bailar con tu marido.

Les copié lo siguiente (pongo más o menos porque claro está, lo han borrado...)


CANTOS Y MÚSICA

Entre los entretenimientos que pueden reconfortar el alma, satisfacer al corazón y refrescar el oído está el canto. El Islam permite cantar bajo la condición de que no sea de forma obscena o dañina a la moral islámica. Y no hay problema en acompañar el canto con música que no sea excitante.

Para crear un a atmósfera de júbilo y alegría, es recomendado cantar en las ocasiones festivas como los días del Eid, los matrimonios y los banquetes de bodas, los nacimientos, las aqiqas (celebración de la llegada de un recién nacido degollando un cordero), y al regreso de un viajero.

Aisha narró que cuando una mujer se casó con un hombre de los Ansar, el Profeta (B y P) dijo: "Aisha, ¿Tuvieron algún entretenimiento? Los Ansar son aficionados al entretenimiento" [4].

Ibn Abbás dijo: "Aisha dio a una de su familiares en matrimonio a un hombre de Ansar. El Profeta llegó y preguntó '¿Has enviado con la chica alguien que cante? ' 'No', dijo Aisha. El Mensajero de Allah (B y P) dijo entonces, 'Los Ansar son gente que gusta de la poesía. Debías haber enviado también alguien que les pueda cantar: Aquí estamos, a vosotros venimos, saludadnos como os saludamos'[5]".

Aisha narró que durante el peregrinaje, en el día del Eíd, dos niñas la acompañaban, cantando y tocando un tamborcillo (Duf). El Profeta (B y P) estaba presente escuchándolos con su cabeza bajo una manta. Abu Bakr entró y regañó a las niñas. El Profeta (B y P), descubriendo su rostro, le dijo: "Déjalas, estos son días de fiesta"[6].

En si libro "Ihiá 'ulum al Dín [7], el Imam Al Ghazzali menciona los hadices sobre las niñas cantando, el de las abisinios exhibiendo sus habilidades con las lanzas y el de Aisha jugando con su muñecas, luego dice" Todos estos hadices son citados por Al Bujari y Muslim en sus 'Sahih', y prueban claramente que cantar y jugar no es pecado. De esto hadices podemos deducir lo siguiente:

  1. La permisibilidad de jugar, los abisinios tenían la costumbre de bailar y jugar.
  2. Se puede hacerlo en la mezquita.
  3. Las palabras del Profeta "Vamos hijos de Arfida", era una orden y un pedido para que empiecen sus juegos; entonces ¿Cómo se puede considerar estos juegos haram?.
  4. El Profeta (B y P) Prohibió a Omar y Abu Bakr de interrumpir y acosar a los que jugaban y los que cantaban. Dijo a Abu Bakr que el Eid es una ocasión festiva y que cantar es una forma de festejo.
  5. En ambas ocasiones estuvo largo tiempo con Aisha, dejándola ver la exhibición de los abisinios y escuchando con ella el canto de las niñas. Esto prueba que es mucho mejor complacer a las mujeres y los niños con juegos, y de buen humor, que expresar desacuerdo con tales diversiones a causa de la piedad extrema y el ascetismo.
  6. El Profeta (B y P) mismo alentó a Aisha al Preguntarle, "¿Te gustaría observar?"[8].
  7. La permisibilidad de cantar y tocar el tambor ...".

Se ha mencionado que muchos sahabis del Profeta (B y P) y algunos eruditos de la segunda generación de musulmanes (Tabeín), solían escuchar cantos y no veían en ello nada malo. En lo referente a los hadices contra los cantos, son todos infundados y los investigadores han demostrado que son dudosos. El jurista Abu Bakr Al Arabi dice: "No se cuenta ni con un solo hadiz auténtico sobre la prohibición de cantar", Ibn Hazm dice, a su vez, "Todo lo citado en este sentido es falso y fabricado".

Sin embargo, debido a que cantar es muchas veces asociado con borracheras y clubes nocturnos, muchos eruditos lo han declarado haram o por lo menos makruh. Sostienen que el canto es ese tipo de "palabras vanas" mencionada en la aleya:

"Hay entre los hombres quien compra palabras vanas para, sin conocimiento, extraviar a otros del camino de Allah y para tomarlo a burla. Quienes tal hagan tendrán un castigo humillante" (31:6).

Ibn Hazm dice: "Esta aleya condena una conducta especifica, la de hacer cosas burlándose de la causa de Allah. Quien haga esto es un incrédulo; aunque compre una copia del Corán, hacerlo para burlarse de él y así desviar a la gente lo convierte en un incrédulo. Este es el tipo de conducta que es condenado por Allah y no se refiere a las conversaciones triviales que uno puede sostener para relajarse, sin intentar desviar a la gente de la senda de Allah".

Ibn Hazm también refuta el argumento de aquellos que dicen que porque el canto no es "la verdad" debe necesariamente, ser "el extravío", refiriéndose a la aleya coránica: "Ése es Allah, vuestro verdadero Señor. Y ¿qué hay más allá de la Verdad, sino el extravío? ¡Cómo podéis, pues, ser tan desviados!" (10:32) Dice Ibn Hazm: "El mensajero de Allah (B y P) dice: 'Las obras serán juzgadas según las intenciones, cada uno obtendrá lo que deseaba'[9]. Así pues, quien escucha el canto con la intención de usarlo para cometer un pecado es un pecador; esto se aplica también a otras acciones fuera del canto; mientras que quien escucha el canto para refrescar su alma y así ganar fuerzas para cumplir con su deber hacia Allah y hacer buenas obras, es un siervo de Allah bueno y obediente. Y aquel que escucha el canto sin intenciones de obediencia ni desobediencia está haciendo algo neutro e inofensivo, que es similar a ir al parque a pasear, pararse junta a una ventana y mirar al cielo, vestir ropas azules o verdes, etc."

Sin embargo, hay algunas limitaciones que debemos observar respecto al canto:

  1. El tema y la letra de las canciones no deben estar en contra de la enseñanzas del Islam. Por ejemplo, si la canción es un elogio al vino, e invita a la gente a beberlo, cantarla o escucharla es un pecado.
  2. Aunque el tema de la canción no esté en contra de las enseñanzas del Islam, la forma de cantarla la hace haram; esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando se acompaña el canto con movimientos sexuales sugestivos.
  3. El Islam combate el exceso y la extravagancia en todo, incluso en los ritos de adoración. ¿Como, entonces, podrá tolerar la dedicación excesiva al entretenimiento? No se debe desperdiciar mucho el tiempo en tales actividades; después de todo, ¿Qué es el tiempo sino la vida misma? Nadie puede discutir el hecho de que gastando tiempo en actividades permitidas consumirá el tiempo que debe reservarse para obligaciones religiosas y hacer buenas obras. Se puede decir que "el exceso no se da sino a expensas de una obligación incumplida".
  4. Cada individuo es el mejor juez de si mismo. Si cierto tipo de cantos excitan las pasiones de la persona, la dirigen hacia el pecado, excitan los instintos animales y anulan la espiritualidad, pues debe evitarse para cerrar los puertas a la tentación.
  5. Hay un consenso de que, si el canto se realiza en combinación con actividades ilícitas, por ejemplo, en borracheras, o junto con obscenidades y pecados, es haram. El Profeta (B y P) predijo un severo castigo para la gente que canta o escucha canciones en tal situación; dijo: "Algunas personas de mi nación beberán vino, llamándolo con otro nombre, mientras escuchan a cantantes acompañados por instrumentos. Allah hará que la tierra se los trague y convertirá a algunos en monos y cerdos"[10].

Esto no significa necesariamente que se conviertan físicamente en monos y cerdos sino que lo serán en corazón y alma; portarán el corazón de un mono y el alma de un cerdo en sus cuerpos humanos.

Lo Licito e ilícito en el Islam, Página 151 : http://www.xlugh.com/islamnews/docs/laley.pdf
Autor: Al-Qaradawy Yusuf (Dr.):
nacido en 1926) religioso musulmán sunita catarí deo rigen egipcio.
Es el presidente de la Unión Internacional de los Sabios Musulmanes (ulemas), miembro de la confreria de los hermanos musulmanes y del Consejo Europeo por la Búsqueda de la Fatwa.
Aparece también como consultador religioso en Al-Jazira.

. [4]Citado por Al Bujari.
· [5]Citado por Ibn Maya.
· [6]Citado por Al Bujari y Muslim.
· [7]Bajo "COSTUMBRE", en el capítulo "Escuchando cantar".
· [8]Citado por Al Bujari y Muslim.
· [9]Citado Por Al Bujari y Muslim.
· [10]Citado por Ibn Maya.

La hermana Aisha respondió:
As salamu aleykum wa rahmatullah wa barakatu.

Hermana Maryam, las cosas están claras respecto al tema de la música, ningún sabio de ahla sunna wa al yama`a dice que es permitido escuchar música. Pero a partir de ahi cada una puede hacer lo que crea comveniente.

Y allahu a3lam.

Le respondí:
Wa aleikum salam hermana,
Con todo respeto y sin entrar en disputas, solo quiero presentar "la otra cara", distinta a la tendencia general (salafi) de este foro.
Como en otros temas, hay diferentes puntos de vista según las escuelas.
Solo subrayar que en los textos que he copiado no hay nada inventado.
Allah sabe más. 

Seguí dando pruebas:

La Cultura Islámica ha tenido cierta consideración a la música, y se presentan asimismo hádices que la aprueban.

La entonación melodiosa de los versos Coránicos sería un ejemplo general, y nadie puede negar el valor que tiene la música en el Sufismo.

Si la música incita al disfrute de los sentidos o fomenta el sensualismo,debe evitarse, esta música es haram a no dudarlo. Pero por otro lado la música devocional o con una orientación espiritual ¿puede ser haram o malo ?

Un famoso hadiz del Sahih Muslim dice "Allah es bello y ama la belleza". De modo que mi pregunta es ¿siendo la música una belleza tan sublime y exquista, puede ser algo prohibido?

En mi reciente estudio del Islam he aprendido que uno debe saber reconocer la grandeza de Allah por los signos de este mundo., cada creación bella, esplendorosa, es un signo del poder y grandeza de Allah.,

Entonces ,¿será que esto se aplica solo a la naturaleza, la luna, el mar, las estrellas, el sabor dulce, el aroma de una flor, todos los aspectos bellos menos la música?

Puede entonces, el Islam, que es la religión más perfecta, carecer de esta exquisitez?

"El corazón del hombre ha sido constituido de tal manera por el Todopoderoso que, como el pedernal, tiene un fuego escondido que es despertado por la música y la armonía dejando al hombre postrado en éxtasis. Estas armonías son ecos de aquel mundo superior de belleza al que llamamos el mundo del espíritu; le recuerdan al hombre su relación con aquel mundo, y producen en él una emoción tan profunda y extraña que él mismo se ve incapacitado para explicarla. El efecto de la música y la danza es tanto más profundo cuanto más simples y propensas a la emoción son las naturalezas sobre las que actúan. Avivan la llama de cualquier clase de amor que se encuentre adormecido en el corazón, ya sea terrenal y sensual o divino y espiritual.

Por ello ha habido grandes discusiones entre los teólogos acerca de la legitimidad de la música y la danza consideradas como ejercicios religiosos. Hay una secta llamada de los zahiritas1, que, pretendiendo que Dios es totalmente inconmensurable, niegan la posibilidad de que el hombre pueda sentir de verdad amor por Dios, afirmando que sólo puede amar a aquellos de su propia especie. Si de hecho, siente lo que él considera que es amor por su Creador, dicen que es una simple proyección o una sombra arrojada por su propia fantasía, o un reflejo del amor hacia otra criatura; la música y la danza, según ellos, sólo tienen que ver con el amor por otra criatura, y son por lo tanto ilegítimas como ejercicio religioso. Si les preguntamos cuál es el significado de ese amor por Dios que prescribe la ley religiosa, contestan que significa obediencia y adoración. Este es un error que esperamos refutar en un capítulo posterior en el que hablaremos del amor de Dios. De momento nos contentaremos con decir que la música y la danza no ponen en el corazón nada que no estuviera previamente en él, sino que simplemente avivan la llama de las emociones dormidas.

Por lo tanto, si uno tiene en su corazón aquel amor por Dios que la ley prescribe, es perfectamente lícito e incluso loable para él tomar parte en ejercicios que lo promuevan. Por otra parte, si su corazón está lleno de deseos sensuales, la música y la danza no harán sino incrementarlos, por lo que serán ilícitos para él. Mientras que si los escucha sólo por diversión no serán ni lícitos ni ilícitos, sino indiferentes, puesto que el solo hecho de que sean agradables no los convierte en ilícitos, lo mismo que el placer de escuchar el canto de los pájaros o mirar el verdor de la hierba y el correr del agua no son ilícitos. El carácter inocente de la música y la danza, consideradas como simples pasatiempos, se ve corroborado por una tradición auténtica que nos viene desde Ayesha2, que relata: “Un día de fiesta había unos negros actuando en una mezquita. El Profeta me dijo: ‘¿Quieres verlos?’ Contesté: ‘Si’. Por tanto me levantó con su santa mano y estuve mirando durante tanto rato que más de una vez me dijo: ‘¿No has tenido bastante?’.”

Otra tradición que nos viene de Ayesha es la siguiente: “Un día de fiesta dos niñas vinieron a mi casa y empezaron a tocar instrumentos y a cantar. El Profeta entró y se tumbó en un lecho volviendo la cara. Entonces entró Abu Bakr3 y al ver a las niñas tocando exclamó: ‘¡Qué es esto, la flauta de Satanás en la casa del Profeta!’. A lo que el Profeta se volvió y dijo: ‘Déjalas en paz, Abu Bakr, que hoy es un día de fiesta’.”


Dejando a un lado los casos en los que la música y la danza avivan la llama de deseos malignos que ya estaban adormecidos en el corazón, llegamos a aquellos casos que son sensiblemente lícitos.
  • Tal es el caso de los peregrinos que alaban con canciones las glorias de la casa de Dios en la Meca, y así incitan a otros a seguir en su peregrinaje;
  • o el de los ministriles cuya música y canciones despiertan el ardor marcial en el pecho de quien les escucha, incitándole a luchar contra los infieles.

Análogamente, la música de duelo, que despierta la tristeza por el pecado y por el fracaso en la vida religiosa, es lícita
; la música de David era de ese tipo. Pero los cantos fúnebres que aumentan la tristeza por los muertos no son lícitos, pues está escrito en el Corán: “No os lamentéis por lo que habéis perdido”.

Por otro lado, la música alegre en las bodas, fiestas y otras ocasiones parecidas, como una circuncisión o el regreso de un viaje, es legítima.

Llegamos así al uso puramente religioso de la música y la danza: como es el caso de los sufíes, quienes de esta manera despiertan en su interior un amor aún mayor hacia Dios y por medio de la música a menudo obtienen visiones espirituales y éxtasis. Su corazón en esta situación se vuelve tan limpio como la plata en la llama de un horno, y alcanza un grado de pureza que nunca podría obtener por la mera austeridad externa. El sufí se vuelve entonces tan agudamente consciente de su relación con el mundo espiritual que pierde toda conciencia de este mundo y a menudo cae sin sentido.

Sin embargo, no es lícito para el aspirante al sufismo tomar parte en esta danza mística sin permiso de su Pir o director espiritual. Se cuenta del Jeque Abu’l Qasim Girgani que, cuando uno de sus discípulos le pidió permiso para tomar parte en una de estas danzas, dijo: “Haz un ayuno estricto durante tres días; a continuación pide que te cocinen platos tentadores; si entonces todavía prefieres la danza puedes tomar parte en ella”. Sin embargo, al discípulo cuyo corazón no se encuentre absolutamente purgado de deseos mundanos, aunque pudiera conseguir una leve visión del camino de los místicos, su director debería prohibirle tomar parte en tales danzas, ya que le harían más daño que bien.

Aquellos que niegan la realidad de los éxtasis y otras experiencias espirituales de los sufíes no hacen sino poner al descubierto su propia mezquindad y necedad. Sin embargo, debemos concederles una cierta indulgencia, puesto que es difícil creer en la realidad de estados de los cuales uno no tiene experiencia personal, lo mismo que para un ciego es difícil comprender el placer de contemplar el verdor de la yerba y el correr del agua, o para un niño comprender el placer de ejercer la soberanía.

Un hombre sabio, aunque él mismo no tenga experiencia directa de estos estados, no por ello negará su realidad, porque ¡qué mayor locura que la de aquel que niega la realidad de algo sólo porque no lo ha experimentado él mismo! De esta gente está escrito en el Corán: “Aquellos que carecen de guía dirán: ‘Esto es un fraude manifiesto’.”


fragmento del Capítulo V del Libro: La alquimia de la felicidad de Al-Gazali (Ed. Sufi, Madrid 1993)

Me contestó la hermana Umm Hamza (otra "élite") después de borrar mi fuente:
hermana Maryam, los instrumentos musicales son haram,la hermana Aisha te puso bastantes pruebas con sus respectivo dalil,pase a moderacion uno de tus pot sobre la musica por la fuente ya que no es fiable. (...) Sobre el foro con tendencia salafi no se lo que quieres decir, este foro es sunni, que es lo mismo que salafi, y fuera de la sunna lo que cabe es la desviacion,nosotros simplemente seguimos el coran y la sunna de nuestro profeta sala alahi wa salam, si lo quieres llamar foro sunni o salafi es lo mismo y lo que es correcto, para mas informacion hay muchisimos ports sobre esto.

La fuente no es fiable según ella. Este grupo rechaza todas las fuentes que no sean las provenientes de sus "ulemas", aunque éstos en alguna ocasión se ha probado que hacen pasar hadiths sahih como falsos si eso les apaña para hacer pasar sus ideas... (ya hablaré después de esto también).

Le dije:
Hermana Umm Hamza, sé que los salafis sois sunnis, pero no sois los únicos y tú seguro que también lo sabes. A mi de todas formas no me gustan hacer distinciones,



pero tampoco me gusta que un grupo quiera imponer nada al otro y aún menos con el tipo de censura "cállate, lo que dices no es fiable, no tienes fuentes", bla, bla, bla...

No creo que necesites que te explique las diferencias entre las diferentes escuelas:

  • Hanafí: en Asia Meridional, Irak y Levante y regiones del Cáucaso.
  • Malikí o "Escuela de Medina": escuela que predomina en Maghreb, Kuwait, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.
  • Shafi'í
  • Hanbalí (que ha tomado la forma del wahabismo): escuela que predomina en A. Saudita


y que te recuerde que somos todos musulmanes (también chiitas y sunitas) aún teniendo puntos de vista diferentes en algunos aspectos, como puede ser el de la música que tratamos ahora.

Aferraos todos a la religión de Allah y no os dividáis. (Al-Imran 103)

Cita:
Muslim relata en su Sahih que el Profeta (s.a.s.) dijo, “Por Aquel en cuyas manos está mi alma, nadie de vosotros entrará en el Paraíso a menos que sea creyente, y ninguno de vosotros creerá hasta que no os améis mutuamente (hadiz 54)
Cita:
Iniciado por Umm Hamza Ver Mensaje
hermana Maryam, los instrumentos musicales son haram,la hermana Aisha te puso bastantes pruebas con sus respectivo dalil,pase a moderacion uno de tus pot sobre la musica por la fuente ya que no es fiable.

Que mi fuente no es fiable? Acaso los hadiths que cité son falsos? De haber sido así, créeme, no los habría posteado pues como todas aquí pienso, tenemos mucho cuidado cuando hablamos de nuestra Religión. No entiendo cómo dices que no es fiable la información que he posteado cuando los sabios de una escuela no censuran a los otros y aceptan los hadiths como verdaderos (sahih) y tú, en cambio, dices que no son fiables.

Muslim narra en su Sahih que el Profeta (s.a.s.) dijo, “Nadie que tenga un átomo de arrogancia en su corazón entrará en el Paraíso” (Sahih Muslim, 1.93 hadiz 91)

En cuanto a mi fuente es:

Lo Licito e ilícito en el Islam, Página 151 : ******
Autor: Al-Qaradawy Yusuf (Dr.):
nacido en 1926) religioso musulmán sunita catarí deo rigen egipcio.
Es el presidente de la Unión Internacional de los Sabios Musulmanes (ulemas), miembro de la confrería de los hermanos musulmanes y del Consejo Europeo por la Búsqueda de la Fatwa.
Aparece también como consultador religioso en Al-Jazira.

Cita:
Iniciado por Aisha91 Ver Mensaje
Hermana Maryam, las cosas están claras respecto al tema de la música, ningún sabio de ahla sunna wa al yama`a dice que es permitido escuchar música. Pero a partir de ahi cada una puede hacer lo que crea comveniente.
Hermana Aisha, te equivocas, aquí tienes al Presidente de la Unión de Sabios Muulmanes que te contradice.
Si dices que cada una haga lo que crea conveniente, creo que deberíais ser más tolerantes y aplicar menos la censura ;)
Podemos aprender mucho unas de otras, inshAllah, pero para ello hay que compartir y respetar.

Y ahora que he puesto la fuente completa, con acceso al libro incluido para que no haya dudas, me permito copiarlo de nuevo (pues no entiendo que se haya borrado), confiando en vuestra buena fé y en que no seré censurada injustamente, ya que este foro se llama "Musulmanas" (sin distinciones y con respeto entre nosotras) y no "musulmanas salafistas", (de haber sido el caso no me habría registrado pues no es el tipo de foro que busco).

Volvieron a borrar el texto de Al-Qaradawy Yusuf y contestaron:
wa alikum salam wa rahmatullahi wa barakatuh

baraka allahu fiki hermana Leyla, las pruebas estan dadas,con sus correspondientes dalil, este foro no es para debatir, es para aprender,

Para aprender cómo? Sin reflexionar, repetir como loros? Sin verificar lo que se nos dice? Eso es lo que nos enseña nuestro Islam? Eso es lo que dice Al Qur'an?
 {Ciertamente os hemos revelado un Libro a través del cual seréis honrados [si ponéis en práctica sus preceptos] ¿Es que no reflexionáis?} [Corán 21:10]
"Di: Yo no pretendo poseer los tesoros de Allah, ni conozco lo oculto, ni pretendo ser un ángel. No hago sino seguir lo que se me ha revelado.. Di: ¿Son iguales el ciego y el vidente? ¿Es que no reflexionáis?" (6:50)
"Di: [Acaso no reflexionáis que] Si Dios no hubiera querido no os lo habría dado a conocer [el Corán], y yo no os lo habría recitado. Vosotros bien conocéis mi lealtad y confiabilidad, puesto que viví muchos años entre vosotros antes de la revelación." (10:16) 
El Corán tiene hace un llamado a creer en la Unicidad de Dios, y recordar Sus nombres, atributos y acciones. Invita a creer en la autenticidad de lo que trajeron los Profetas y Mensajeros. Narra las mejores historias; de pueblos pasados, de hechos, consejos principios, verdades, conceptos y el castigo que les aconteció a esos pueblos en este mundo como también el tormento y el castigo ejemplar que les espera en el Más Allá.

Afirma la resurrección, la recompensa y la reflexión, y establece evidencias y pruebas para ello.

Contiene signos y milagros que maravillan a científicos, y personas que reflexionan sea cual fuere su condición y preparación y en la cual muchos estudiosos e investigadores encuentran lo que buscan.



Sigo con el foro. Empecé a quejarme de su censura y a recordarles que en el pasado ya se les había acusado de proselitismo por intentar "engañar" a las novatas e intentarlas llevar hacia el salafismo-wahabbismo que ellas practican.

Copié lo siguiente:


Opinión acerca de si el canto con música instrumental es lícito o no.

El gran jurista andalusí ibn Haçm de Córdoba refuta a aquellos que afirman la ilicitud de la música instrumental.

Allah bendiga y salve a nuestro señor Muhammad, a su Familia y a sus Compañeros.

Dice Abû Muhammad [Ibn Haçm]: Alabado sea Allah, Señor de los mundos. La recompensa será para los hombres piadosos, No habrá dureza más que para los injustos. Allah bendiga a Muhammad, sello de los Profetas.

Y después:

Allah te asista, y también a mí, con Su favor, y nos ayude con Su gracia para reconocer Sus verdades. Tú deseas que te explique si el canto con música instrumental es lícito o ilícito, puesto que nos han llegado algunas tradiciones (ahâdîz) que lo prohíben y otras que lo permiten. Voy a exponer las tradiciones que lo prohíben y señalaré los defectos de que adolecen (`ilal), y luego registraré las tradiciones que lo permiten y demostraré su autenticidad, si Allah quiere, pues Allah es el que ayuda a encontrar la verdad.

Las tradiciones que lo prohíben son éstas:

1] La que transmitió Sa’id ibn Abí Razin, tomada de su herma no; quien la recibió de Layz ibn Abi Salim, y éste de ‘Abd ar-Rahmân ibn Sábit, y éste de ‘A'isha Madre de los creyentes, y ésta del Profeta - sobre él sea la paz -, quien dijo: Allah ha prohibido las cantoras, ha prohibido venderlas, pagarlas, enseñarles [el canto] y escucharlas.

2] Transmitió Láhiq ibn Husayn ibn `Umar, que Ibn Abû-l-Ward al-Maqdisi refirió lo siguiente: Nos contó Abú-l-Murayyá Dirár ibn 'Ali ibn `Umayr el qádi a1-Yayláni, quien lo tomó de Ahmad ibn Sa'id, y éste de Muhammad ibn Kutayyir al-Himsi, y éste de Faray ibn Faddála, y éste de Yahyá ibn Sa’id; y éste de Muhammad ibn al-Hana fiyya, y éste de `Ali ibn Abi Tálib, lo siguiente: Dijo el Enviado de Allah: Cuando mi nación practique quince cosas que acarrean la ruina, es decir: cuando sea el dinero todopoderoso; y la lealtad perseguida; y el diezmo forzado; y el hombre se humille a su esposa, y desobedezca a su madre y maltrate a su padre; y se alcen las voces en las mezquitas; y el príncipe del pueblo sea el mayor malvado; y se honre a un hombre por temor al daño que pueda hacer; y se vistan de seda; y se utilicen cantoras e instrumentos musicales; y cuando el último de esta nación maldiga al primero de ella: entonces serán castigados con un viento rojo, transformados en monstruos y aniquilados.

3] Transmitió Abú `Ubayda ibn Fudayl ibn `Iyád, tomándolo de Abú Sa'id, mawlá de los Banú Hásirn, llamado `Abd al-Rahmán ibn `Abd Alláh, quien lo recibió de `Abd al-Rahmán ibn al-'Alá', y éste de Muhammad ibn al-Muháyir, y éste de Kaysán, mawlá de Mu'áwiya, y éste de Mu'áwiya, que el Enviado de Allah - Allah lo bendiga y salve - prohibió nueve [cosas], entre ellas el canto (al-giná'), el llanto de plañideras, la reproducción de figuras, la poesía, el oro, las pieles de animales, la seda gruesa y la seda fina.

4] Transmitió Salám ibn Miskin, tomándolo de un shayj que co noció a Ibn Mas'úd, lo siguiente: El canto (al-giná') engendra descreimiento hipócrita (nifáq) en el corazón.

5] Transmitió `Abd al-Malik ibn Habib, tomándolo de `Abd al `Aziz al-Andalusi, quien lo había recibido de Ismá'il ibn 'Ayas, y éste de 'Ali ibn Zayd, y éste de al-Qásim, y éste de Abú Umámá, que había oído al Enviado de Allah decir lo siguiente: No es lícito instruir a las cantoras, ni venderlas, ni comprarlas, ni utilizarlas, pues el lucrarse con ellas es cosa prohibida. Allah reveló esto en Su Libro [cuando dice]: «Entre los hombres, hay algunos que, faltos de conocimiento, compran relatos de recreo para extraviar a otros del camino de Allah» [Alcorán, XXXI-5]. Y ¡por Aquél en cuyas manos está mi alma! siempre que un hombre levanta su voz con el canto, le acometen dos demo nios que con sus pies le golpean pecho y espalda hasta que se calla.

6] También según `Abd al-Malik ibn Habib, quien lo había to mado de al-Uwaysi, y éste de `Abd Alláh ibn `Umar ibn Hafs ibn `Asim, el Enviado de Allah había dicho: Ciertamente el oído del cantor está en la mano de un demonio, que le hace temblar, hasta que se calla.

7] También según `Abd al-Malik ibn Habib, quien lo tomó de Ibn Mu'in, y éste de Músá ibn A'yan, y éste de al-Qásim, y éste de Abú Umáma, el Enviado de Allah había dicho: Ciertamente Allah prohibió instruir a las cantoras, comprarlas, venderlas y comer con el producto de su precio.

8] Bujári registra lo siguiente: Refiere Hisám ibn `Ammár, quien lo tomó de Sadaqa ibn Jálid, y éste de `Abd al-Rahmán ibn Yazid ibn Yábir, y éste de `Atiyya ibn Qays al-Kilábi, y éste de `Abd al-Rahmán ibn Gánim al-Ash'ari, y éste de Abú `Amir ó Abú Málik al-Ash'ari, quien había oído al Profeta - sobre él sea la paz - decir lo siguiente: Ciertamente, en mi nación, existirán algunas gentes que con siderarán lícito el uso de la seda gruesa, la seda fina, el vino y los instrumentos musicales.

9] Transmitió Ibn Sufyán, quien lo recibió de Ibráhim ibn `Utmán ibn Sa'id, y éste de Ahmad ibn al-Gamr ibn Abi Hammád, en Emesa, y de Yazid ibn `Abd al-Samad, y estos dos de `Ubayd ibn Hishám al-Halabi, apellidado Abú Nu`aym, y éste de `Abd Alláh ibn al-Mu bárak, y éste de Málik, y éste de Muhammad ibn al-Munkadar, y éste de Anas, que el Enviado de Allah había dicho: Aquél que escuche a una cantora (qayna), [sepa que], el día del juicio, se derramará plomo derretido en sus oídos.

10] También según Ibn Sha'bán, que lo tomó de su tío, y éste de Abú `Abd Alláh al-Dawri, y éste de `Ubayd Alláh al-Qawáriri, y éste de `Imrán ibn `Ubayd, y éste de `Atá' ibn al-Sá'ib, y éste de Sa'id ibn Yubayr, y éste de Ibn `Abbás, quien comentando las palabras de Allah - glorificado y ensalzado sea -, «Entre los hombres, hay algunos que compran relatos de recreo para extraviar a otros del camino de Allah», había dicho: Se trata del canto (al-giná') .

11] Transmitió Abú Bakr ibn Abi Sayba, tomándolo de Zayd ibn al-Habbáb, y éste de Mu'áwiya ibn Sálih, y éste de Hátim ibn Hurayz, y éste de Málik ibn Abi Maryam, quien dijo: Vino a vernos `Abd al Rahmán ibn Gánim y nos refirió que les había contado Abú Málik al-Mari que había oído al Profeta - sobre él sea la paz - decir lo siguiente: Gentes hay en mi nación que beben vino dándole otro nombre, que tocan instrumentos musicales sobre sus cabezas, y utilizan cantoras (al-qaynát), y por los cuales Allah arrasará la tierra.

12] También transmitió que Allah - ensalzado sea - ha prohibido dos voces malditas: la voz de la plañidera y la voz de la canto ra (muganniya).

En todo esto no hay nada de verdad, pues son relatos apócrifos: Por lo que se refiere a la tradición de `A'isha - Allah esté satisfe cho de ella - [n° 1], la transmite Sa'id ibn Razin, que la tomó de su hermano, y nadie sabe quién ha sido ninguno de los dos.

En la tradición de `Ali - Allah esté satisfecho de él - [n° 2], todos los transmisores citados hasta Yahyá ibn Sa'id no se sabe quiénes han sido.
En cuanto a Yahyá ibn Sa`id, no transmitió ni una palabra de Muhammad ibn al-Hanafiyya, pues no le alcanzó.

En la tradición de Ibn Mas'úd - Allah esté satisfecho de él - [n° 4], se alude a un Shayj que no se nombra y al que nadie conoce.

En la tradición de Mu'áwiya [n° 3], se cita a un Kaysán que no se sabe quién es, y a Muhammad ibn Muháyir que es dudoso (da'if) . En ella se prohíbe también la poesía, la cual era cosa permitida.

Las tradiciones de `Abd al-Malik ibn Habib [nos 5, 6 y 7], todas ellas son falsas (hâlika).
En la de Abû Umáma [n° 5], se cita a Ismá'il ibn 'Ayash, que es dudoso (da'if), y a al-Qásim [citado también en la n° 7] a quien le ocurre lo mismo.

La tradición aducida de al-Bujári [n° 8], no la registra este autor con el isnâd reglamentario, pues se limita a decir: «Refiere Hishám ibn `Ammár...» y luego sigue hasta Abû `Amir o hasta Abû Málik, y no se sabe quién es este Abû `Amir.

Las tradiciones de Ibn Sha'bán [n° 9 y 10] son falsas (hâlika):
La de Anas [n° 9], es recusable (baliyya) porque se transmite por desconocidos, y no fue nunca transmitida por los discípulos fidedignos de Málik.

La segunda tradición, se registra como procedente de Makhúl quien la había recibido de `A'isha, cuando aquél jamás alcanzó ni conoció a ésta; por otra parte, existen en él transmisores desconocidos, como Hâshim ibn Násih y `Umar ibn Músá; además, está truncado. -

La tercera [n° 10] viene tomada de Abú `Abd Alláh al-Dawri, que no se sabe quién es.

En la tradición de Ibn Abi Shayba [n° 11] aparecen Mu'áwiya ibn Sálih, que es dudoso (da'if), y Málik ibn Abi Vlaryam que no se sabe quién es.

En cuanto a la prohibición de las dos voces [n° 12], no se sabe quién la ha transmitido.
Así, cae absolutamente todo lo que afecta a este capítulo.

Por lo que toca a la explicación dada a las palabras de Allah - ensalzado sea - [nº 10]: Hay algunos hombres que compran relatos de recreo..., diciendo que aquí se trata del canto (al-giná'), tal interpretación no procede del Enviado de Allah, ni se atestigua en ninguno de sus Compañeros; únicamente es la opinión de un comentarista que no aporta ninguna prueba documental a su criterio, y lo que así se dice no es aceptable. Pero, aunque fuera cierto, no habría que entender que alude sólo al canto, pues Allah - ensalzado sea - sigue diciendo: ... para extraviar a otros del camino de Allah; y todo lo que puede provocar este extravío es una ofensa y un delito, aunque se trate de la compra de un libro sagrado o de la enseñanza del Al-Qur’ân. En Allah está el remedio.

Pero no hay nada de cierto en ello, pues Allah - ensalzado sea - ha dicho: «Ya se os ha explicado con detalle lo que se os ha prohibido» [corán, VI, 119]. También ha dicho - ensalzado sea -: «El es quien creó para vosotros todo lo que existe en la tierra» [corán, II, 27]. Y el Enviado de Allah (saws), en la línea de Sa'd ibn Waqqás, línea sólida, ha dicho: «La mayor parte de los musulmanes que cometen negligencias, son [los que preguntan por algo] que no está prohibido y queda prohibido por causa de su pregunta».

Queda claro, pues, que todo lo que Allah - ensalzado sea - nos prohibió, nos lo ha explicado con detalle, y que aquello cuya prohibición no nos consta detalladamente, está permitido.

Muslim ibn al-Haÿÿâÿ registra [la siguiente tradición] tomada de Hárún ibn Sa'id al- Ayli, quien la recibió de `Abd Alláh ibn Wahh, y éste de `Amr ibn al-Háriz, y éste de Ibn Shiháb y éste de `Urwa h, az- Zubayr, y éste de `A'isha, Madre de los Creyentes, según la cual, Abû Bakr entró a verla en los días de Miná, cuando con ella estaban dos esclavas cantando y tañendo, mientras el Enviado de Allah estaba arrebozado en su manto; Abû Bakr quiso arrojar de allí a las esclavas, pero el Enviado de Allah se destapó y dijo: ¡Déjalas, Abú Bakr, que son días de fiesta!

También registra Muslim, procedente de `Amr ibn al-Háriz, quien lo tomó de Muhammad ibn `Abd ar-Rahmán, y éste de `Urwa, y éste de `A'isha, que ésta refirió lo siguiente: Entró el Enviado de Allah, cuando dos esclavas estaban cantando una canción excitante, y se acostó en el lecho volviendo la cara; entonces entró Abú Bakr, quien me reprendió, diciendo: ¡El canto de Satán en la casa del Enviado de Allah! - Pero éste se volvió a él y le dijo: ¡Déjalas!

Si se dice que Abú Usáma transmitió esta tradición tomándola de Hishám ibn `Urwa, que éste había tomado de su padre y en la que dice: «No eran cantoras», se puede replicar que `A'isha dice que «cantaban» (tuganniyáni), con cuya palabra se documenta el «canto» (al -giná') de ellas, aunque no fueran [propiamente] «cantoras», es decir, «expertas» [en el canto]; y el Enviado de Allah, al oír decir a Abû Bakr: «El canto de Satán», desaprobó sus palabras, pero no desaprobó el canto de las dos esclavas. Esta es la prueba que nadie ha contra dicho y que siempre se ha considerado auténtica.

Transmitió Abú Dáwúd al-Siÿistáni, tomándolo de Ahmad ibn `Ubayd al-‘Adáni, quien lo había recibido de al-Walid ibn Muslim, y éste de Sa'id ibn `Abd al-`Aziz, y éste de Sulaymán ibn Mûsá, y éste de Náfî`, quien refirió lo siguiente: Oyó Ibn `Umar una flauta y puso sus dedos sobre sus oídos, apartándose del camino, y luego dijo: Nafî’, ¿oyes algo? - Contestó éste: No . - Entonces levantó sus dedos y dijo: Estuve con el Enviado de Allah y oyó algo igual a esto, y obró de forma igual a ésta. -

Si hubiera sido una negligencia, el Enviado de Allah no hubiera permitido a Ibn `Umar escucharlo, y Ibn `Umar tampoco hubiera permitido a Náfi` escucharlo. Sin embargo - sobre él sea la paz - repugnaba para sí todo lo que no fuera acercarse a Allah, como repugnaba el recostarse para comer, el enjugarse con su ropa después de lavarse y de perfumarse, el poner cortinas de brocado sobre la puerta de `A'isha o sobre la puerta de Fátima - Allah esté satisfecho de ellas -, y como repugnaba en extremo - sobre él sea la paz - que en su casa hubiera un dinar o un dirham. Unicamente su misión sobre él sea la paz - fue prohibir lo reprobable y ordenar el bien. Si aquello hubiera sido una negligencia, no se hubiera limitado - sobre él sea la paz - a taparse los oídos, sin ordenar que se suprimiese, prohibiéndolo. Pero no hizo - sobre él sea la paz - nada de eso, sino que lo dejó seguir y él se alejó. Está claro, pues, que es cosa lícita, aunque el abstenerse sea más meritorio, como ocurre con las demás cosas superfluas pero lícitas del mundo, sin ninguna diferencia.

Transmitió Muslim ibn al-Haÿÿâÿ, tomándolo de Zuhayr ibn Harb, quien lo había recibido de Yarir ibn Hishâm ibn `Urwa, y éste de su padre, y éste de `Á'isha, la cual refirió lo siguiente: Un grupo de abisinios comenzaron a danzar en la mezquita, un día de fiesta; el Enviado de Allah me llamó, puse mi cabeza sobré su hombro, y comencé a mirar a sus juegos [de danza], hasta que fui yo la que tuve que retirarme con él cesando de mirarlos.

Transmitieron Sufyán az-Zawri y Shu'ba, tomándolo ambos de Abû Isháq al-Sabi'i, y éste de `Amir ibn Sa'd al-Baÿali, quien refirió lo siguiente: Abû Mas'ûd al-Badri, Qurza ibn Ka'b y Zábit ibn Çayd, estaban en al-`Aris, y entre ellos sonaba el canto (giná'). Yo les dije: ¿Cómo es esto, siendo vosotros Compañeros del Enviado de Allah? - Y contestaron: Ciertamente se nos ha permitido el canto (al-giná') en las bodas y el llanto sin plañideras sobre los muertos. - Unicamente difieren en que Shu'ba trae «Zábit ibn Wadi'a» en lugar de Zábit ibn Çayd», y no menciona a «Abú Mas'ûd».

Transmitió Hishâm ibn Çayd, tomándolo de Hassán, y éste de Muhammad ibn Sirin, quien refirió lo siguiente: Un hombre vino a Medina por esclavas, y se alojó en casa de Ibn `Umar, pues había entre ellos quien tenía una esclava que tocaba [instrumentos musicales]. Llegó un hombre con él que estuvo regateando el precio, sin llegar a un acuerdo, y entonces dijo [Ibn `Umar]: «Vámonos a ver otro hombre que será más propicio que éste en la venta».- Fueron a `Abd Allah ibn Ya'far, quien les mostró las esclavas, y ordenó a una dé ellas: «¡Empieza [la música]!». - Ella comenzó a hacerlo hasta que Ibn 'Umar sospechó que aquello iba dirigido a él, y dijo: «¡Basta ya! ¡Todo el día con el canto de Satán!». - Y se concertó la venta. Luego volvió aquel hombre a ibn 'Untar y le dijo: «¡Oh Abû `Abd ar-Rahman! He sido estafado en novecientas dirhams». - Entonces vino Ibn 'Umar con aquel hombre al vendedor, y le dijo: «Este ha sido estafado en novecientos dirhams, de modo que, o se los das o se devuelve la compra». Y con testó: «Bien; se los daré». - Así pues, `Abd Alláh ibn Ya'far y `Abd Alláh ibn 'Umar - Allah esté satisfecho de ellos - escucharon el canto con laúd; aunque Ibn 'Umar repugnaba las cosas que no eran serias, no lo prohibió [el canto], e incluso intervino en la compra de una cantora (muganniya), como ves; si hubiera sido ilícito, no lo habría permitido, de ninguna manera. - Si alguien arguye que Allah - en salzado sea - ha dicho: «¿Qué hay más allá de la Verdad, sino el extravío?» [corán, X-33], y entendiera que en éste entra el canto (giná'), se le podría replicar: ¿Y dónde entra el solazarse en los jardines, el teñir de colores las ropas y todo lo que es cosa de recreo?

Dijo el Enviado de Allah: Las obras se valoran según las intenciones, y a cada hombre [se le juzgará] según la intención que haya tenido. - Cuando el hombre se propone con aquello la recreación de su alma y encauzarla para fortalecer su obediencia a Allah - glorificado y ensalzado sea - eso no acarrea extravío. Abû Hanifa ha dicho: A quien roba una flauta- o un laúd, se le corta la mano, y quien los rompe debe pagarlos. No se puede prohibir ni permitir nada sino con un texto de Allah - ensalzado sea - o de su Enviado - sobre él sea la paz -, porque está informado por Allah - ensalzado sea -, y no es lícito aportar información procedente de El - ensalzado sea - sino con un texto sobre el que no exista ninguna duda, pues el Enviado de Allah ha dicho: «Aquél que mienta sobre mí, intencionadamente, tiene preparado su asiento en el infierno».

Dijo Abû Bakr `Abd al-Báqi ibn Burriyál al-Hiÿári -- Allah esté satisfecho de él -: Cierto principal personaje me contó lo siguiente: Tomé el ejemplar que contiene las tradiciones aducidas sobre El vituperio del canto (al-giná') y la prohibición de vender las cantoras (al-muganniyât); y lo que sobre ellas dice Abû Muhammad [ibn Haçm] - Allah esté satisfecho de él -, y lo llevé al imâm y al-faquí Abû `Umar ibn `Abd al-Barr, y se lo confié durante unos días rogándole que lo revisara detenidamente; el ejemplar quedó en su poder unos días, al cabo de los cuales volví a él y le dije: ¿Qué hiciste con el ejemplar? - Y contestó: «Lo he examinado, y no veo que haya en él cosa que añadir ni quitar».

Fuente: http://www.musulmanesandaluces.org/hemeroteca/63/Licitud%20de%20la%20musica%20instrumental.htm?TB_iframe=true&height=500&width=940


Su respuesta:

As salamu aleykum wa rahmatullah wa barakatu hermana Maryam, sinceramente no sé que es lo que pretendes conseguir con todo esto pero allahu a3lam.

Este foro no quiere censurar a nadie, y si esa es tu sensación no podemos hacer nada por impedirlo (después de haberme borrado yo no sé cuantos mensajes) , como prueba para afirmar lo que digo en este foro se permite la entrada de toda mujer muslima o no.



Cerraron el hilo.




2 comentarios:

Anónimo

Alhamdullah, una persona que piensa por si misma, enhorabuena!
Salamu 3alaikum hermana. En mi caso Karima (osea Umm Hamza) me censuró un post diciendo que el autor era un innovador, después me dijo que se había equibocado, que era un sabio bien guiado, pero el post no lo volvió a poner ya que contradecía su postura de "sunna pura y dura". Normalmente (salvo algunas excepciones) solo censuran aquello que está bien fundamentado y que ellas no pueden refutar, las opiniones personales casi siempre las dejan, porque las opiniones siempre son refutables.
De todas maneras es un foro que me gusta, algunos post me resultan muy graciosos aunque a veces me hierva un poco la sangre pero se me pasa rápido. Pienso que cualquier persona con un mínimo de conocimiento sobre el Islam sabe de qué pie cojean, lo malo que muchas no tienen ni siquiera ese mínimo.
Soy timita

Anónimo

As salamu alaikum:

Querida hermana en el Islam, hoy he llegado a este post buscando cosas del sabio andaluci que tu nombras. Y la verdad es que me ha encantado tu forma correcta de actuar, te has comportado como una buena musulmana alhamdulillah. Con respecto a las que te refutaban por refutar, le pedimos a Allah (Alabado Sea) que las perdone y que las haga volver al único camino, es decir al Islam fuera de todas costumbres humanas. Sólo Allah y sólo Él es digno de ser amado y alabado. El resto es trabajo del Shaitan. Que Allah nos Perdone y nos Guie.

Quedad en la Paz de Allah

Ammar.

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente. Se publicarán en breve.


Gracias por vuestra comprehensión.


Reglas para los comentarios

Serán publicados aquellos comentarios que respeten las siguientes reglas:

- No se aceptan comentarios tipo SPAM.
- Si quieres dejar la url de tu blog, hazlo utilizando la opción OpenID.
- Ofensas personales, amenazas o insultos NO serán permitidos.
- Este blog no participa de cadenas de premios y memes. Gracias.


Nota: Los comentarios de los lectores no reflejan las opiniones del blog.

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X* ;-D :-| :-} :*) :-( ;-) XD


The Widgipedia gallery
requires Adobe Flash
Player 7 or higher.

To view it, click here
to get the latest
Adobe Flash Player.
More Web & Desktop Widgets @ Widgipedia
Poemas de amor